Archivo de la categoría: agroecología

La agroecología: una alternativa con futuro

La agroecología plantea propuestas de manejo agrario y desarrollo rural basadas en la sostenibilidad social y ecológica, que pueden aportar interesantes vías para superar grandes retos de la humanidad, tales como el cambio climático, el agotamiento de los recursos fósiles y minerales, o el hambre y las migraciones. En la actualidad, las prácticas agroecológicas son cada vez más comunes no solo en los países con poblaciones campesinas, sino también en otros territorios como el Estado español.

La actividad agraria ha pasado en España, en la segunda mitad del Siglo XX, de ser la actividad económica principal de las sociedades humanas a ser una actividad residual. Desde 1975 la población activa agraria ha caído desde el 25% hasta el 4% actual, habiéndose perdido en este período más de un millón y medio de empleos en el sector, lo cual viene a ser una violenta reconversión del mismo, que ha generado cambios sociales y culturales profundos relacionados con la urbanización de la población española, que pasó de ser rural en un 75% en 1900 al 25% actual. Junto a esta dinámica de abandono de la actividad se ha desarrollado un proceso de extensificación productiva en las zonas menos rentables, reduciendo el empleo de mano de obra con la implantación de cultivos subvencionados de comercialización garantizada y precios intervenidos por la UE, lo que ha hecho que los recursos agrarios están en muchas zonas ampliamente infrautilizados.

Sin embargo España es, desde 2009, el país europeo con mayor superficie en cultivo ecológico, y el número de explotaciones certificadas crece a más del 10% anual desde mediados de los años 90, lo cual supone una importante oportunidad para el desarrollo rural en estas zonas, con innegables impactos positivos sobre el medio ambiente. El apoyo a la conversión de nuevas explotaciones al cultivo ecológico es una interesante propuesta de creación de riqueza y empleo en estas zonas, a través de usos más intensivos del territorio y de la fuerza de trabajo, mediante prácticas sostenibles que generan mayor rentabilidad. A su vez, el desarrollo del consumo interno español para los alimentos ecológicos, y especialmente el consumo local en las zonas de producción, es el apoyo complementario para generar modelos agroecológicos de Desarrollo Rural, ligados a Canales Cortos de Comercialización que permitan que el valor añadido de la producción agraria revierta en las pequeñas explotaciones y la población rural, mejorando así las economías rurales en clave de sostenibilidad.

Los estudios de ecología social y de sostenibilidad nos dicen que según se vaya encareciendo el petróleo habrá que volver a los pueblos, potenciando el sector primario agroecológico –con mucha menor dependencia de los combustibles fósiles– e impulsando un modelo socioeconómico basado en la biorregión.

No parece muy inteligente permitir el despoblamiento rural y el abandono de pequeños pueblos del interior, cuando finalmente se va a tener que invertir el proceso. Se hace necesario aplicar políticas específicas que combatan esta despoblación, facilitando la residencia de nuevas familias jóvenes con niños, organizando el transporte escolar a colegios vinculados a varios pueblos, y enfocando el desarrollo rural desde la perspectiva de la sostenibilidad, la agricultura ecológica, el turismo de interior y la restauración paisajística y patrimonial; así como potenciando nuevas empresas vinculadas a la economía específica de cada territorio.

Todo ello obliga a abordar transversalmente los problemas de la ruralidad, a la vez que a desarrollar programas adaptados a su realidad y escala, muy distinta a la de las grandes ciudades. Proyectos que surjan de la propia comunidad, gestión de bienes comunales, cooperativas agroecológicas y de apoyo mutuo… Todas las nuevas ideas de la economía colaborativa y circular se pueden experimentar de maravilla en nuestros pequeños pueblos del interior, para que permanezcan como pueblos vivos, y no como lugares pintorescos para pernoctaciones de fin de semana.

Felipe Lavín, presidente de la Red Terrae: “Existe un nicho real de empleo en la agricultura ecológica”

La Asociación Intermunicipal Territorios Reserva Agroecológicos-Red Terrae engloba a diversos municipios que trabajan en la promoción de las estrategias agroecológicas para que se logre implementar políticas públicas que impulsen la agroecología, los sistemas alimentarios locales y la eficiencia ecológica. Su presidente, Felipe Lavín Gutiérrez, explica que la evolución de la agricultura ecológica en nuestro país ha sido, hasta la fecha, “creciente de un modo casi constante” y diferencia entre dos tendencias: la agroecología y la agricultura ecológica certificada. La primera aglutinaría a “los pequeños productores en sistemas locales o regionales de producción y consumo, que podrían no estar certificados oficialmente”, mientras que “la agricultura ecológica certificada englobaría a las producciones ecológicas certificadas orientadas sobre todo a la exportación”, comenta.

En ambos casos el presidente de Red Terrae pronostica buenas perspectivas de futuro. “Es previsible mantener un crecimiento de la agricultura ecológica certificada entorno al 10% anual. Para la agroecología no hay datos oficiales porque no existe un registro oficial, aunque existen muchos pequeños productores en el sector informal, que indican que puede estar creciendo por encima del 50% anual”, comenta.

El hecho de que cada vez  sean más los emprendedores que desarrollen su proyecto en el ámbito de la agricultura ecológica, obedece, para Lavín, a que “existe un nicho real de empleo y por otra coincide con una vocación o valor por una vida más natural y coherente por parte de emprendedores y desempleados, acompañada de una mejora en la imagen del trabajo agrícola en general”.

Redemprendeverde.es